L’ordination de femmes diacres

La ordenación de mujeres diaconisas

En los primeros siglos, la ordenación de mujeres diaconisas en las diócesis de habla griega y siríaca, era una verdadera ordenación sacramental, equivalente a la de los diáconos varones.

Esto se basa en los hechos siguientes:

La ceremonia de ordenación

1.- En los rituales de ordenación, tanto la ordenación de un diácono como la de una diaconisa, reciben el nombre de cheirotonia o cheirothesia, nombres griegos que significan “imposición de manos”, “ordenación”.

2.- El diácono varón o mujer son ordenados por el Obispo.

3.- La ordenación de un diácono, varón o mujer, se realiza ante el altar, durante la liturgia de la Eucaristía y en un momento solemne, después de la Anáfora. Las llamadas órdenes menores, tales como el lectorado y el sub-diaconado, son conferidas mediante una simple imposición de manos, aparte de la celebración Eucarística.

4.- El Obispo ordena a ambos, hombre o mujer, imponiendo las manos sobre la cabeza (la materia del sacramento del Orden).

5.- El Obispo invoca al Espíritu Santo con la misma plegaria, tanto si el diácono es varón o mujer, “Recibid el Espíritu Santo…” (La forma del sacramento del Orden).

6.- Las personas candidatas al diaconado, hombre o mujer, esperan de pie, frente a las puertas que conducen a la nave principal del templo, son llevados ante el altar y allí ordenados por el Obispo.

7.- El Obispo recita las dos plegarias de ordenación, características de las órdenes mayores.

8.- Para el diácono varón o mujer, el Obispo pronuncia el ekphonèse (plegaria en voz baja): “La gracia divina…”, algo que es característico de las órdenes mayores.

9.- Como consecuencia de la presencia del resto de clérigos y del pueblo, la ordenación tiene caracter público.

10.- Tanto el varón como la mujer diácono reciben la estola como signo de su rango eclesial.

11.- El diácono y la diaconisa reciben el cáliz para la comunión que la diaconisa devuelve personalmente al altar.

El texto auténtico de los rituales de ordenación de las mujeres diaconisas se ha conservado gracias a algunos manuscritos de incalculable valor:

Existen pequeñas diferencias que no afectan a la esencia de la ordenación.

El caracter sacramental de la ordenación de las mujeres diaconisas es incontestable. En particular, tanto el contenido como la forma de la ordenación son idénticas para hombres y mujeres y expresan la intención del Obispo de ordenar un verdadero ministro.

“ Si alguno declara que, a través de la sagrada ordenación, el Espíritu Santo no se comunica, y que por tanto el Obispo dice en vano : “Recibid el Espíritu Santo”, o que a través de esta ordenación, el caracter (de las órdenes sagradas) no se imprime…, sea anatema!”

Concilio de Trento, Canon 4. Denzinger n° 964.

El juicio de los expertos

Así como algunos teólogos tradicionales todavía niegan el caracter sacramental de la ordenación de las diaconisas, más y más expertos están de acuerdo en afirmar que la ordenación de las mujeres diaconisas pertenece, sin duda alguna, al sacramento del Orden:

  • J. Morinus, Commentarius de sacris ecclesiae ordinationibus, Antwerp, 1695, P. III. ex. X. f. 143ff.
  • A. Ludwig, “Weibliche Kleriker in der altchristlichen und frühmittelalterlichen Kirche”, en Theologisch-praktische Monatschrift 20 (1910) pp. 548-557, 609-617 ; 21 (1911) pp. 141-149.
  • “ La cherotonia de la diaconisa con su ceremonial es paralelo al del diácono. Todas las fórmulas de consagración desde las Constituciones Apostólicas y del Tratamentun a las de los Monofisitas y Nestorianos y las que han sido transmitidas por Mattaeus Blastares, son testimonios de este hecho. ” A. Kalbach, Die altkirchlichen Einrichtung der Diakonissen bis zu ihrem Erlöschen, Freiburg, 1926, p. 109.
  • “La ordenación de las diaconisas constituye un caso excepcional en la historia de la Iglesia. Pertenece, sin duda alguna, a las órdenes mayores.” Evangelous Theodorou, “Die Weihe, Die Segnung der Diakoninnen” (en grec moderne), Theologia 25 (1954) pp. 430-469. ”
    “La ordenación de las diaconisas posee una similitud morfológica absoluta con la imposición de manos del clérigo que recibe las órdenes mayores.” Evangelous Theodorou, ‘Das Ambt der Diakoninnen in der kirchlichen Tradition. Ein orthodoxer Beitrag zum Problem der Frauenordination’, US 33 (1978) pp. 162-172.
  • J. Funk, “Klerikale Frauen ?” in Österreichisches Archiv für Kirchenrecht 14 (1963) pp. 274-280.
  • L. Zscharnack, Der Dienst der Frau in den ersten Jahrhunderten der christlichen Kirche, Göttingen, (1902), pp. 130ff.
  • J. Daniélou, “Le ministère des femmes dans l’Église ancienne”, en La Maison-Dieu 61 (1960), pp. 70-96.
  • “ Llevar al extremo la discusión contra la sacramentalidad de la ordenación de las diaconisas, supone de hecho negar la sacramentalidad de la ordenación de los diáconos . “ Ch. R. Meyer, “Ordained Women in the Early Church”, en The Catholic Citizen 53 (1967) p. 118.
  • Cipriano Vagaggini, “L’Ordinazione delle diaconesse nella traditione greca e byzantina”, Oriente Christiano Patristico (OrChrP) 40 (1974) pp. 145-189.
  • Roger Gryson, Le ministère des femmes dans l’Église ancienne, Gembloux, Duculot 1972 ; “L’Ordination des Diaconesses d’après les Constitutions Apostoliques”, MSR 31 (1974) pp. 41-45.
  • Hertbert Vorgrimler, Sacramental Theology, The Liturgical Press, Minnesota 1992, pp. 272-273 : “ La posibilidad de ordenar mujeres diaconisas es otra cuestión. Tal ordenación existió al principio de la Iglesia… La pregunta sobre si esta ordenación es sacramental no puede formularse antes de reflexionar sobre la teología sacramental escolástica. En la liturgia bizantina, tiene todas las características de una ordenación mayor.”
  • Andreas Christof Lochmann, Studien zum Diakonat der Frau, Siegen 1996.
  • Walter Gross, Frauen Ordination. Stand der Diskussion in der katholischen Kirche, München 1996.
  • A. Jensen, “Der Amt der Diakonin in der kirchlichen Tradition des ersten Jahrtausend”, in Diakonat. Ein Amt für Frauen in der Kirche — Ein frauengerechtes Amt ?, ed. P. Hünermann et al., Schwabenverlag, Ostfildern 1997, pp. 53-77.
  • P. Hünermann, “Theologische Argumente für die Diakonatsweihe von Frauen”, en Diakonat. Ein Amt etc., pp. 98-128.
  • N.J. Hilberath, “Das Amt der Diakonin : ein sakramentales Amt? Ein Zugang von der Gemeinde her”, en Diakonat. Ein Amt etc., pp 212-218.
  • D. Sattler, “Zur Sakramentalität des Diakonats der Frau”, en Diakonat. Ein Amt etc., pp. 219-224.
  • Por último y no menos importante: Kyriaki Karidoyanes FitzGerald, ‘Women Deacons in the Orthodox Church’, Brookline 1998.
  • Leer también: ‘The diaconate – a ministry for women in the Church’, por Ida Raming, Orientierung 62 (1998) pp. 8-11.

Ver Mujeres diaconisas – una panorámica

Texto de John Wijngaards
Traducido por Carme Alegre

Estola Púrpura
Boletin en linea sobre la ordenación de la mujer en la Iglesia Católica Romana


This website is maintained by the Wijngaards Institute for Catholic Research.

John Wijngaards Catholic Research

since 11 Jan 2014 . . .

John Wijngaards Catholic Research

Sírvase mencionar este documento como publicado por www.womenpriests.org!