Area de Interés

Area de Interés

Una correcta interpretación de las Sagradas Escrituras
* el sentido literal
* la forma literaria
* el área pretendida
* racionalizaciones

Regla 3. No debemos adjudicarle al autor bíblico frases o asertos que estén fuera de su área de interés.

“Los libros sagrados no necesitan excluir ninguna de las formas de expresión comúnmente usadas en el lenguaje humano de los pueblos antiguos, especialmente en el Oriente, para darse a entender. Estas formas solo se excluyen entonces cuando sean incompatibles con la santidad y la verdad de Dios

Pío XII, Divino Afflante Spiritu, Denz. 2294 (3829-3830).

Explicamos esta regla a través de estos famosos ejemplos:

  1. verdades a medias y opiniones
  2. dudas expresadas en el Eclesiastés (Qohelet)
  3. imagen y enseñanza en las historias de la creación
  4. el área de interés de las palabras y hechos de Jesús
  5. el área de interés en los “códigos domésticos”.

1. Verdades a medias y opiniones

Los diplomáticos usualmente poseen una maestría sin igual sobre el lenguaje. De hecho, ¡le deben su mismo nombre a esta cualidad de cuidadosa, si no es que ambigua, expresión! ¿Alguna vez a reflexionado en la infinita variedad de afirmaciones a nuestra disposición? Los políticos británicos, al discutir la aceptación de la moneda europea en el Reino Unido, dicen frases como las siguientes

  • “¡Gran Bretaña seguramente adoptará la moneda europea!”
  • “¡Qué! ¿Una moneda europea sin Gran Bretaña?!”
  • “Que Gran Bretaña quede fuera del euro es altamente improbable. ”
  • “Gran Bretaña, quizás, entre a la moneda europea.”
  • “Es muy probable que Gran Bretaña se adhiera a la moneda europea.”
  • “No se excluye que Gran Bretaña pueda entrar a la moneda europea.”
  • “No sé si Gran Bretaña llegue a convertirse en miembro de la moneda europea”
  • “Existen dudas acerca de la eventual entrada de Gran Bretaña a la moneda europea.”
  • “Parece poco probable que Gran Bretaña alguna vez llegue a ser parte de la moneda europea.”
  • “Es mi opinión que Gran Bretaña nunca se unirá a la moneda europea.”

Debe notarse cómo tales frases contienen mucho más que una simple afirmación o negación. Expresan una amplia gama de aserción: desde la absoluta certeza hasta la probabilidad o la opinión.

¿Qué pasa si tales frases son inspiradas? ¿Puede Dios inspirar una frase probable, un comentario dubitativo o una mera opinión? La respuesta es: sí. Y: Dios no afirma ni más ni menos que lo que afirma el autor humano. En otras palabras: si el autor humano expresa un comentario dubitativo, la inspiración de Dios no cambiará la naturaleza del aserto. Permanecerá siendo inspirado, ¡y sin embargo dubitativo! Es San Pablo quien nos brinda la prueba clásica: Hablando con gran indignación les dice a los corintios:

  • ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?
  • A. Doy gracias a Dios que no bauticé a ninguno de vosotros,
  • B. excepto a Crispo y a Gayo, para que nadie diga que fuisteis bautizados en mi nombre.
  • C. También bauticé a los de la casa de Estéfanas; por lo demás, no sé si bauticé a algún otro. 1 Cor. 1/13-16.

Podemos seguir el pensamiento de Pablo. Con alguna vehemencia dice que no bautizó a nadie excepto a Crispo y a Gayo (oración A). Luego recuerda que también bautizó a la familia de Estéfanas (oración B). Termina expresando una duda: “no sé si bauticé a algún otro” (oración C). Es un modo realmente humano d hablar. Las tres oraciones se deben leer juntas ya que la segunda y la tercera corrigen la primera. Es más, la suma de las tres oraciones permanece en duda. ¿El hecho de que sea un texto inspirado cambia este aspecto humano? ¿cambia la duda en certeza? ¡por supuesto que no! La afirmación básica de Pablo es que no importa cuántos haya bautizado ya que lo importante es que todos ellos fueron bautizados en el nombre de Jesús: ¡esta afirmación básica con todos sus matices es lo que en realidad asienta el Espíritu Santo!.

2. Dudas en la mente de Qohelet

El autor del Eclesiastés (Qohelet) lucha con un verdadero problema: ¿cuál es el propósito de la vida? ¿qué gana el hombre de todo su trabajo y esfuerzo con el que trabaja bajo el sol (Ecl 2,22). Este es un tema que se repita una y otra vez por el autor. La vida aparece ante él como un gran signo de interrogación: “Porque, ¿quién sabe lo que es bueno para el hombre durante su vida, en los contados días de su vana vida? Los pasará como una sombra. Pues, ¿quién hará saber al hombre lo que sucederá después de él bajo el sol? (Ecl. 6/12). Incluso plantea preguntas acerca de la vida después de la muerte: “Porque la suerte de los hijos de los hombres y la suerte de los animales es la misma: como muere el uno así muere el otro. Todos tienen un mismo aliento de vida; el hombre no tiene ventaja sobre los animales, porque todo es vanidad.Todos van a un mismo lugar. Todos han salido del polvo y todos vuelven al polvo. ¿Quién sabe que el aliento de vida del hombre asciende hacia arriba y el aliento de vida del animal desciende hacia abajo, a la tierra? (Ecl. 3/19-21). El autor no alcanza a encontrar una respuesta completa a su pregunta. Afirma su fe en Dios quien castigará a los malos y premiará a los buenos (Ecl. 8/12; 12/1; etc.),¡pero su problema en cuanto al propósito último de la dura vida del hombre permanece!

¿Qué hacemos con este libro inspirado? La respuesta es simple. Dios inspiró a un filósofo, a un pensador, no para decir frases sino para hacer preguntas. Su labor fue la de hacer pensar a sus contemporáneos, hacerlos conscientes de que, en efecto, el sufrimiento y la muerte son – hablando humanamente- acertijos insolubles. Es solo a través de la revelación y la redención traída por Jesucristo que provee la solución de Dios a estos problemas. Aquí también, la inspiración siguió la naturaleza del libro inspirado: el autor quería apuntar a un problema sin brindar la solución completa. Dios lo inspiró a hacer eso y nada más.

3. Imagen y enseñanza en las historias de la Creación

En Gen. 1,1 - 2,4a leemos acerca de la creación del mundo. El autor nos presenta con una imagen muy esquemática de seis días. En el transcurso de estos seis días se narra que Dios creó todas las cosas de acuerdo a la idea científica del universo que se tenía en esa época: ¡una tierra plana con un domo de cielo por techo y el sol y la luna como lámparas! ¿Qué es lo que el autor inspirado deseaba afirmar? ¿estaba enseñando ciencia? ¿pretendía que tomáramos el esquema de seis días literalmente? Un análisis del texto nos aclara que solo quería instruir en cuanto a las verdades de fe, que Dios creó todas las cosas, que las hizo hermosas y que coronó a los seres humanos como rey y reina del universo, que quiere que la gente lo adore cada siete días. Esto es lo que el autor quería afirmar ¡y esto también lo que Dios quiere que sepamos y que creamos! La astronomía, la ciencia o la biología quedan fuera de su área de interés. Tomemos las así llamadas contradicciones en las Escrituras. Ciertamente existen, pero no entre las afirmaciones o los asertos que afectan las enseñanzas. Las contradicciones se encuentran en los adornos accidentales bajo los cuales la afirmación se encuentra escondida. Gen. 1,20-28 (en la primera historia de la creación) narra la creación humana como el aspecto culminante del trabajo creativo de Dios. Gen 2,7 (en la segunda historia de la creación) hace que Dios empiece por los seres humanos. La contradicción se encuentra entre las imágenes usadas y no en la afirmación básica de ambos pasajes, de que los seres humanos se encuentran en la cima de las criaturas de Dios.

4. El área de interés de las palabras y hechos de Jesús

* En la parábola del Buen Samaritano Jesús dice: “Cierto hombre bajaba de Jerusalén a Jericó ..." (Luc. 10/30).

¿Qué es lo que Jesús afirma? Seguramente es la necesidad de la caridad fraterna (“haz tu lo mismo”, vs. 37) ¡y no la ocurrencia en sí del incidente!

* Jesús dice: “El Hijo del Hombre no tiene una piedra donde reclinar la cabeza” (Mateo 8,19).

¿Quería Jesús enseñarnos acerca de las piedras? ¿Quería decir que literalmente no podía encontrar o comprar una piedra para reclinar su cabeza? De hecho, sabemos por el evangelio de Juan que Jesús poseía un pequeño fondo de dinero (Juan, 13,29) Lo que Jesús quería afirmar era, en consecuencia, su completo desapego de las posesiones terrenales.

* Jesús dijo: “Pero vosotros no dejéis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis a nadie padre vuestro en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. (Mateo 23,8-9).

¿Jesús realmente prohibió esos títulos?¿qué es lo que quiso decir?

* “Pero yo os digo: no juréis de ninguna manera . . Antes bien, sea vuestro hablar: "Sí, sí" o "No, no" (Mateo 5,33-37).

¿Jesús prohibe los testimonios bajo juramento en las cortes? ¿era esa su intención real? Nótese que Jesús habla bajo juramento en Mateo 26, 63-64.

* “No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra” (Mateo 5,38-41).

¿Jesús veta la defensa propia? ¿prohibe al estado tener una policía o un ejercito? ¿qué es lo que quería decir? Nótese que Jesús mismo protesta cuando es golpeado en la mejilla (Juan 18,22-23). Leer también Romanos 13,4.

Prosigamos estudiando otro texto. Jesús, nos dicen, rezó una noche entera. Entonces llamó a ciertas personas con él. Ellos eran los doce apóstoles, escogidos para ayudarle a anunciar el Reino de Dios.

“Y los nombres de los doce apóstoles son éstos: primero, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; y Jacobo, el hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el recaudador de impuestos; Jacobo, el hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón el cananita, y Judas Iscariote, el que también le entregó. (Mateo 10,1-4; Marcos 3,16-19; Lucas 6,13-16).

  • Estos eran doce hombres. ¡No había ni una sola mujer entre ellos! En otras ocasiones, la Congregación para la Doctrina de la Fe arguye, Jesús mostró gran sensibilidad hacia las mujeres. “Más de una vez rompió la costumbre social en esta materia. Pero no aquí. Rehusó a nombrar incluso una sola mujer en el equipo apostólico. ¡Esto prueba que Jesús no quería que las mujeres fueran líderes en su Iglesia! Al deliberadamente no seleccionar ni siquiera una mujer, ha excluido a todas las mujeres de la ordenación sacerdotal para toda la eternidad. Este argumento falla porque va más allá del área de interés de la acción de Jesús.
  • Los doce apóstoles eran judíos, no había un solo gentil entre ellos. ¿Se sigue entonces que Jesús quería solamente judíos como obispos y sacerdotes?
  • Así mismo, los doce apóstoles eran hombres libres, no había uno solo que hubiera nacido esclavo. ¿Eso excluye a los nacidos esclavos de la ordenación?

¿Porqué entonces su elección de hombres en vez de mujeres constituye una deliberada exclusión?

La verdad es que Jesús escogió doce hombres, judíos y libres porque las condiciones sociales de su tiempo esa era la acción más práctica. Jesús tenía un campo limitado: comenzar el reclutamiento de futuros líderes. De ningún modo pretendía decidir para las generaciones futuras que ciertas categorías de personas quedarán excluidas del liderazgo. Eso estaba fuera del área de interés de su conducta en ese momento.

5. El área de interés de los ‘códigos domésticos’

Lo mismo aplica en lo que el Nuevo Testamento dice en los así llamados pasajes de ‘códigos domésticos’. Sugieren como la gente en distintas condiciones de vida se deben comportar. Este es un extracto típico:

“MUJERES, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. MARIDOS, amad a vuestras mujeres y no seáis ásperos con ellas. SIERVOS, obedeced en todo a vuestros amos en la tierra, no para ser vistos, como los que quieren agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, temiendo al Señor. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia. Es a Cristo el Señor a quien servís. AMOS, tratad con justicia y equidad a vuestros siervos, sabiendo que vosotros también tenéis un Señor en el cielo.

Colosenses 3,18 - 4,1; Efesios 5,22 - 6,9; 1 Pedro 2,18 - 3,7; 1 Timoteo 6,1-2.

El área de interés de estos pasajes es, obviamente, animar a las familias cristianas a vivir juntos en armonía. Los líderes cristianos probablemente copiaron la práctica de tener tales listas de instrucciones de los judíos, quienes las usaban para instruir prosélitos en modos similares. La forma específica de las sugerencias se deriva parcialmente de la nueva visión cristiana y parcialmente las expectativas estándares de la sociedad de su tiempo. La intención es guiar a las familias cristianas dentro de las situaciones específicas de su tiempo.

D.DAUBE, The New Testament and Rabbinic Judaism, London 1956, pp. 90-140, 336-351; D.SCHROEDER, Die Haustafeln des Neuen Testaments, Hamburg 1959; J.E.CROUCH, The Origin and Intention of the Colossian Haustafel, Göttingen 1972; W.LILLIE, ‘The Pauline House-tables’, The Expository Times 86 (1975) pp. 179-183.

Y ésta es también su limitación. Ya que los catequistas que enseñaban estos códigos domésticos no pretendían dirigirse a cuestiones fundamentales tales como la igualdad básica entre hombres y mujeres, o el derecho inalienable de cada esclavo a ser una persona libre. Esto estaba simplemente más allá de su área de interés. Estas cuestiones básicas se tratan en otro lado, cuando Pablo asienta que no hay distinción entre hombre y mujer, libre o esclavo, griego o judío (Gal 3,28; Col 3,11; Rom 10,12). Aquí el propósito es un consejo práctico, inmediato. Por lo tanto, es completamente equivocado dan respaldo inspirado para la esclavitud o para la sujeción de las mujeres a los hombres. Pero esto es precisamente lo que ha sido usado por los teólogos en el pasado y como se siguen usando por algunos cristianos fundamentalistas hoy día. El error se encuentra en imputarle una intención a los autores inspirados que no tenían.

Se han cometido errores muy costosos por personas que leen las Escrituras superficialmente; por quienes creen que es el sonido de las palabras y no la intención del autor lo que importa; o que infieren una intención al texto que estaba más allá del área de interés del autor bíblico.

La regla del área de interés está estrechamente relacionada a estas otras reglas:

John Wijngaards
Traducción: Luisa Elena Calderón Lelo de Larrea


This website is maintained by the John Wijngaards Catholic Research Centre.

John Wijngaards Catholic Research

since 11 Jan 2014 . . .

John Wijngaards Catholic Research

Sírvase mencionar este documento como publicado por www.womenpriests.org!