¿MUJERES SACERDOTES? SI!header

Responsive image

ABRIR

SIETE RAZONES

¿RETAR AL PAPA?!

DEBATE

¿POR QUé NO?

Nederlands/Vlaams Deutsch Francais English language Spanish language Portuguese language Catalan Chinese Czech Malayalam Finnish Igbo
Japanese Korean Romanian Malay language Norwegian Swedish Polish Swahili Chichewa Tagalog Urdu
------------------------------------------------------------------------------------
La Biblia y la liturgia concuerdan: las mujeres estuvieron ahí

La Biblia y la liturgia concuerdan: las mujeres estuvieron ahí

Una correcta interpretación de las Sagradas Escrituras
* el sentido literal
* la forma literaria
* el área pretendida
* racionalizaciones

por Marjorie Reiley Maguire

National Catholic Reporter, Junio 5, 1998; publicado con permiso del autor.

Marjorie Reiley Maguire es teóloga y abogada en Milwaukee.

La razón principal que da el Vaticano para negar la ordenación a las mujeres es el ejemplo de Jesús. Jesús instituyó el sacramento de la ordenación en la Ultima Cena, según el razonamiento, solo para los 12 apóstoles.

Sin embargo, supongamos que los 12 apóstoles no eran los únicos seguidores de Jesús que asistieron a la Última Cena. Estaría entonces justificada la exclusión de las mujeres de las Santas Ordenes?

Recientemente, una palabra que no había notado antes en la Misa me hizo mirar con nuevos ojos las escrituras y la tradición relacionada con la Ultima Cena. Mi conclusión es que la enseñanza común y constante de la iglesia, según se encuentra en las escrituras y la tradición litúrgica de la iglesia que tanto los discípulos como los apóstoles de Jesús estuvieron en la Ultima Cena. Además es muy claro que algunos de estos discípulos eran mujeres.

Pese a que he asistido a Misa por más de 50 años, recientemente escuché como si fuera la primera vez que el celebrante dijo en la consagración, “ En la noche que fue traicionado, Jesús le dijo a los discípulos ... ” Podría haber jurado que la palabra siempre fue apóstoles. En cualquier otra ocasión si hubiera notado que el sacerdote usaba la palabra discípulos en la consagración, simplemente hubiera asumido que el sacerdote estaba usando un lenguaje general. Este domingo específico, sin embargo, el celebrante era mi arzobispo local, y sé que los arzobispos no cambian las palabras de la Consagración. Por lo tanto, supe que discípulos tenía que ser la palabra oficial.

Si la mayoría de los Católicos se detienen un momento y repiten las palabras de consagración en silencio, por lo tanto, comprenderán que es discípulos. Si embargo, si pregunto a un sacerdote, un católico con formación teológica, un católico recientemente convertido con muy poca formación teológica, su selección inmediata es que la palabra usada en la Misa es apóstoles. Pareciera que la mayoría de los católicos están escuchando lo que los artistas nos han entrenado a oír en sus representaciones de la última Cena, mostrando a Jesús sentado en la mesa con 12 hombres. Pero las escrituras y la tradición no apoyan la idea que solo los 12 apóstoles estuvieron en la Ultima Cena.

Ultima Cena por Bohdan Piasecki.

Oprime aqui para agrandar la imagen.

Los estudiosos de las Escrituras nos indican que el registro más antiguo de las palabras de Jesús en la Ultima Cena está en la Carta de San Pablo a los Corintios, I Corintios 11:23-26, que dicen que fue escrito aproximadamente 57 A.D. Sin embargo, San Pablo no nos proporciona detalles acerca de quien estuvo en la Ultima Cena. Simplemente repite las palabras de Jesús.

Mateo, Marcos y Lucas comienzan su Evangelio de la Ultima Cena diciéndonos que Jesús deseaba compartir la Pascua con los discípulos. Es significativo que los evangelistas no dicen que Jesús quería compartir la Pascua con sus apóstoles o los Doce, aunque los tres escritores conocían y usaban estas palabras en los Evangelios. Los tres evangelistas también nos dicen que Jesús compartió la Pascua con sus discípulos.

Aunque los tres evangelistas dicen que los discípulos de Jesús estuvieron en la Ultima Cena, también mencionan el sitio especial de los apóstoles. En Mateo y Lucas, Jesús se reclina en la mesa con los Doce. En Marcos, Jesús llega con los Doce. Marcos no lo dice en forma explícita que solo Doce estuvieron en la mesa con Jesús, pero de la lectura se lo puede deducir.

Aparentemente de estos detalles de que los Doce estuvieron en la mesa con Jesús es que se desarrolla la teoría que Jesús celebró la Ultima Cena solo con 12 apóstoles. Aunque algunos estudiosos de las escrituras argumentan que la noción de un grupo íntimo de seguidores compuesto de los Doce no tiene sustentación histórica, lo que es realmente importante es notar que los Evangelios no restringen la asistencia a la Ultima Cena a sólo este grupo.

Haciendo un examen más concienzudo, parece que el propósito del detalle acerca de quien estuvo en la mesa de Jesús es mostrar que el traidor procedía del círculo íntimo de Jesús, de entre aquellos que compartían la misma mesa y mojaban el plan en el mismo plato con Jesús. Si los evangelistas proporcionan este detalle para mostrar que solo los Doce estuvieron en la Ultima Cena, no haría sentido que los tres Evangelios usen la palabra discípulos al comienzo de la historia para describir quien estaba en la comida de Pascua. Además no habría habido necesidad de que Mateo y Lucas mencionen que Jesús compartió una mesa con los Doce, era obvio que los Doce eran los únicos que estaban en la habitación.

Inmediatamente luego de la sección acerca de quien estaba en la mesa con Jesús, los tres evangelistas nos dicen las palabras de Jesús respecto al pan y al vino. Mateo es el único de los evangelistas que directamente responde la pregunta de si Jesús dijo las palabras eucarísticas a todos sus discípulos o solo a los Doce en su mesa. Usando casi las mismas palabras como las de la consagración de la Misa, Mateo explícitamente dice que Jesús dirigió las palabras sobre el pan a sus discípulos (Mateo 26:26), Marcos y Lucas son más ambiguos, pero ninguno de los dos excluye claramente a los discípulos.

Pese a que el Evangelio según Juan no hace un recuento de la institución de la Eucaristía, no tiene un largo recuento de la Ultima Cena. Como los otros tres evangelistas, Juan también apoya la idea que había otros discípulos además de los Doce en la habitación. En su recuento de la cena, Juan usa solo la palabra discípulos nunca apóstoles o Doce. Jesús lava los pies de los discípulos. Comparte su comida con sus discípulos. Y les da su sermón final a los discípulos. Juan nunca dice que Jesús compartió su mesa con los Doce, aunque Juan cuenta la historia que el traidor era uno a quien Jesús le dio el pan de su mesa.

El Evangelio de Juan tiene un detalle interesante que apoya el argumento de que otros discípulos además de los Doce estuvieron presentes. Durante el sermón final de Jesús, Juan dice que “Judas, no el Iscariote” le hizo una pregunta a Jesús. (Juan 14:22) Esta persona bien pudo ser un discípulo que no era uno de los Doce.

Además de estas historias del evangelio, hay otras dos historias del Nuevo Testamento que parecen probar que Jesús celebró la Ultima Cena con más de sus discípulos y no solo los 12 apóstoles. Hechos 1:15-26 nos dice que luego de la Ascensión de Jesús, Pedro propuso que añadieran otro apóstol para tomar el lugar de Judas. La condición que Pedro propuso para escoger el apóstol adicional era que esta persona debía ser uno de esos “que nos han acompañado durante el tiempo que el Señor Jesús estuvo entre nosotros empezando desde el bautismo de Juan hasta el día que se lo llevaron” Dada esta condición, es poco probable que la persona no hubiera estado en la Ultima Cena. Había dos candidatos que se mencionaron y que cumplían esta condición. Por lo tanto, por lo menos dos discípulos que no eran los Doce deben haber asistido a la Ultima Cena.

La historia del evangelio que habla de la aparición de Jesús a los dos discípulos en el camino a Emmaus muestra aún en forma más explícita que habían otros discípulos además de los Doce en la Ultima Cena. Los dos discípulos de Emmaus comprenden que su compañero de viaje es Jesús cuando lo reconocen “al partir el pan”. Esa frase hace sentido solamente si los dos discípulos estuvieron presentes en la Ultima Cena solo unos días antes. Sabemos que estos dos discípulos no son de entre los Doce porque Lucas da el nombre de uno de ellos y porque la historia termina diciéndonos que los dos regresaron a Jerusalén ese mismo día para contar a “los Once” lo que habría sucedido.

Algunos estudiosos han sugerido que el discípulo de Emmaus cuyo nombre no sabemos es una mujer. Sugieren que eran marido y mujer que viajaban a Meaux. Si fuera así, esta sería una evidencia directa de las escrituras que las mujeres estuvieron entre los discípulos presentes en la Ultima Cena.

La verdad de las escrituras de que tanto los discípulos y los apóstoles estuvieron presentes en la Ultima Cena se ha preservado en la tradición de la iglesia desde los primeros tiempos de la Cristiandad. Los antiguos textos litúrgicos muestran esto y la liturgia es la primera forma de transmitir la tradición de la iglesia.

La forma más temprana de la liturgia que incluye las palabras de la Consagración es la Anáfora de Basil de Cesaria, aproximadamente 357 A.D. Usa ambas palabras, discípulos y apóstoles. Dice, Jesús “tomó el pan, lo bendijo, lo santificó, lo partió y lo dio a sus santos discípulos y apóstoles ... ” Esta es la misma formula que se usa en la iglesia Cóptica y Ortodoxa en la Liturgia de San Basil y por la iglesia Ortodoxa en su liturgia regular de San Juan Crisóstomo.

En igual forma, la liturgia más temprana y completa solo usa la palabra discípulo en la Consagración. Aunque esta liturgia parece provenir de la iglesia en Antioquia se le atribuye a San Clemente de Roma. La liturgia es preservada en el Libro 8 de las Constituciones Apostólicas compiladas aproximadamente el siglo cuatro. En la consagración esta liturgia dice que Jesús partió el pan “y se lo dio a sus discípulos”. Dado que la liturgia también usa la palabra apóstoles en otros sitios, el uso de la palabra discípulos en la Consagración debe haber sido intencional.

Las versiones iniciales de la Misa del Rito Romano se encuentran en los trabajos de San Ambrosio, quien usa tanto apóstoles como discípulos para su versión de las palabras de la Consagración. En sus sermones que están reunidos en una obra llamada De Sacramentis, Ambrosio transcribe del Canon de su tiempo que dice que Jesús tomó el pan y “lo entrego una vez partido a sus apóstoles y discípulos”. El Canon también dice que Jesús tomó el cáliz y “lo pasó a sus apóstoles y discípulos”

En otras palabras, la historia Litúrgica muestra que la fe de la iglesia Cristiana es que Jesús dijo las palabras en la Ultima Cena tanto a los discípulos como a sus apóstoles. Aun la iglesia Romana, que solo usa una palabra, usa la palabra discípulos, no la palabra apóstoles.

Pese a que no he encontrado prueba que las mujeres estaban entre los discípulos en la Ultima Cena, la evidencia que los discípulos de Jesús estuvieron presentes, es un aspecto muy importante para debatir acerca de la ordenación de las mujeres. Eso transfiere a la pregunta el probarlo.

Si los 12 apóstoles fueron los únicos que estuvieron en la Ultima Cena con Jesús como lo hemos asumido durante 2,000 años, entonces el Vaticano estaría en lo correcto en que las pruebas deberían buscarlas aquellos que dicen que la iglesia es la autoridad para ordenar mujeres. Sin embargo, si los discípulos de Jesús también estuvieron presentes en la Ultima Cena para oír las palabras eucarísticas y el encargo de Jesús de “hacer esto en memoria mía”, entonces probarlo cambia hacia aquellos que dicen que no había mujeres entre los discípulos que estaban presentes. Esto parece un argumento imposible de sustentar.

Es indiscutible que las mujeres están incluidas entre los discípulos de Jesús en los evangelios. Se presenta a una discípula, Martha hacienda una confesión de fe en Jesús comparable con la famosa confesión de fe de Pedro que hizo que Jesús construyera su iglesia sobre Pedro. Entonces no sería Marta uno de los discípulos invitados a la Ultima Cena? Las discípulas de Jesús indudablemente estuvieron en Jerusalén para la Ultima Cena dado que al siguiente día debían seguirlo al Gólgota mientras que los apóstoles se escondían. Las mujeres fueron las primeras en ver a Jesús después de la Resurrección. Es inconcebible que Jesús no haya invitado a estas mujeres, especialmente a su Madre y a María Magdalena para acompañarlo en esta última comida de Pascua si invitó a más discípulos aparte de los 12 apóstoles. Además, tanto los discípulos como las discípulas, incluyendo la madre de Jesús estuvieron presentes en la sala superior en Pentecostés cuando el Espíritu Santo descendió sobre todos ellos, hombres y mujeres por igual. Si Jesús hubiera decidido que las mujeres no estuvieran presentes entre sus muchos discípulos en la sala superior en la Ultima Cena, no es probable que Jesús hubiera también escogido no optar porque el Espíritu Santo descienda sobre aquellos que estaban en la sala superior cuando las mujeres estaban presentes?

Sería la preservación de la palabra discípulos en los evangelios sobre la Ultima Cena y las liturgias eucarísticas a través de los años la forma en que el Espíritu Santo mantenía viva la intención original de Jesús hasta que llegara el tiempo de Dios para la ordenación de mujeres?

En lugar de ver el asunto de la ordenación de mujeres como un problema que ha surgido solo para enfrentar las necesidades de las modernas feministas no es posible que sea un problema que haya surgido bajo la guía del Espíritu Santo para atender las necesidades de mujeres y hombres en la iglesia del mundo moderno, donde el asunto del lugar de la mujer ha salido a la luz y no desaparecerá?

Tal vez el Año Jubilar 2000 sea el tiempo para un Nuevo comienzo en la iglesia sobre este asunto.

Lea también el artículo por Suzanne Tunc: Comidas de la Comunidad de Jesús.

Traducción: Lola de Varas


This website is maintained by the Wijngaards Institute for Catholic Research.

John Wijngaards Catholic Research

since 11 Jan 2014 . . .

John Wijngaards Catholic Research

Sírvase mencionar este documento como publicado por www.womenpriests.org!