1 Timoteo 2,11-15

1 Timoteo 2,11-15

Una correcta interpretación de las Sagradas Escrituras
* el sentido literal
* la forma literaria
* el área pretendida
* racionalizaciones

Medicas Anti Gnósticas contra las Mujeres

Las Cartas Pastorales I y II Timoteo y Tito en la actualidad son aceptadas por los estudiosos bíblicos como compuestas por un discípulo de Pablo que escribió a nombre del apóstol para indicar que seguía la misma tradición. Fecha: alrededor 100 A. D. Lugar: Posiblemente Asia Menor o Grecia.

La principal preocupación de I Timoteo es contrarrestar la influencia de los maestros Gnósticos.

Las enseñanzas Gnósticas eran de origen mixto helenístico y Judío Las herejías incluían dualismo, desprecio por las cosas materiales, dependencia del conocimiento (=experiencia espiritual), ninguna fe como medio de salvación doctrinas secretas reservados para una reducida elite y enseñanzas restrictivas acerca de la práctica sexual.

  • Las acusaciones formuladas por el autor se centran alrededor de “hablar” y “enseñar.”
  • Advierte contra “la vana palabrería” (I Timoteo 1,6); ·
  • Aseveraciones ignorantes acerca de la ley (1 Timoteo 1,7;
  • “fábulas profanas” (1 Timoteo 4,7);
  • “profanas platicas filosóficas...” (1 Timoteo 6,20-21);
  • vea también: “engañando con las palabras” (2 Timoteo 2,14);
  • “ habladores de vanidades” (Tito 1,10);
  • “...eviten las cuestiones necias, contenciones y discusiones acerca de la Ley...” (Tito 3,9).

La enseñanza Gnóstica afectó tanto a hombres como a mujeres porque leemos las quejas del autor bíblico “ “respecto a descontento y quejas entre los hombres” (1 Timoteo 2,8) y acerca de “descontrol o apostasía entre las mujeres” ( I Timoteo 5,14-15). Aun mas, el autor parece estar mas preocupado acerca de las mujeres. En los círculos Gnósticos las mujeres eran exaltadas y glorificadas como “instrumentos favorecidos de revelación” y la imaginería femenina era aplicada con mucha libertad a Dios y sus emanaciones.

El texto acerca del ‘silencio en la asamblea’ de las mujeres (1 Timoteo 2,11-15) debe ser leído en este contexto.

Read: P. W. BARNETT, ‘Wives and Women’s Ministry’ (I Timothy 2:11-15): Evangelical Quarterly 61 (1989) 225-238; B. BARRON, ‘Putting Women in Their Place: I Timothy 2 and Evangelical Views of Women in Church Leadership’: Journal of the Evangelical Theological Society 33 (1990) 451 459; A. L. BOWMAN, ‘Women in Ministry: An Exegetical Study in I Timothy 2:11-15’: Journal of Biblical Literature 60 (1941) 37149 (1992) 193-213; R. FALCONER, ‘I Timothy 2,14.15. Interpretative Notes’: 5 - 379; S.E.FIORENZA, Journal of the Evangelical Theological Societyoffice: Hermeneutics or Exegesis? A Survey of Approaches to I Timothy 2 :8-15’: and the Birth of Christ: 35 (1992) 341-360, H. HUIZENGA, ‘Women, Salvation: A Re-examination of I Timothy, 2:15’: Studies in Biblical Theology 12 (1982) 17-26; S. JEBB, ‘Suggested Interpretation of I Timothy 2,15’: Evangelical Theology 81 (1969/70) 221-222; C. S. KEENER, Paul, Women and Wives. Marriage and Women’s Ministry in the Letters of Paul (Peabody, Mass. 1992); D. R. KIMBERLEY, ‘I Timothy 2:15: A Possible Understanding of a Difficult Text’Journal of the Evangelical Theological Society: 35 (1992) 481 486; G. W. KNIGHT, ‘AUTHENTEO in Reference to Women in I Timothy 2.12’: New Testament Studies Biblical Theology Bulletin 12 (1987) 5030(1984) 143-157; S. L. LOVE, ‘Women’s Roles in Certain Second Testament Passages: A Macrosociological View’: -59; A.-M. MALINGREY, ‘Note sur l’exegese de I Timothy 2,15’: X11 (ed. E. A. Livingstone) (Berlin 1975) 334-339; D.J. MStudia Patristica X11 (ed. E. A. Livingstone) (Berlin 1975) 334-339; D. J. Moo, ‘I Timothy 2:11-15: Meaning and Significance’: Trinidad Journal of New Testament Studies I (1980) 62-83; C. D. OSBURN, ‘AUTHENTEO ( I Timothy 2: 12)’: RestQuarterly 25 (1982) 1-12; A. PADGETT, ‘Wealthy Women at Ephesus. l Timothy2:8-15 in Social Context’: Trinidad Journal of New Testament Studies Interpretation 2 (1981) 169-197; G. N. REDEKOP, ‘Let the Women Lear 41 (1987) 19-31; PH. B. PAYNE, ‘Libertarian Women in Ephesus: A Response to Douglas J. Moo’s article, ,, I Timothy 2: 11 - 15: Meaning and Significance’in: I Timothy 2 :8-15 Reconsidered’: Studies in Religion 19 (1990) 235-245; R. R. RUETHER, ‘Women and ecclesiastical Ministry in historical and social perspective’: Concilium 12 (1976) 17-23; A. D. B. SPENCER, ‘Eve at Ephesus (Should women be ordained as pastors according to the First Letter to Timothy 2:11-15?)’: Journal of the Evangelical Theological Society 17 (1974) 215-222; V.C. STICHELE, ‘Is Silence Golden? Paul and Women’s Speech in Corinth’, Louvain Studies 20 (1955) 2-3.

Exegesis de 1 Timoteo 2,11-15

“Dejen a la mujer aprender en silencio con toda sujeción.” (Verso 11)

A quien deben estar sujetas las mujeres? Dado que en nuestro texto no se especifica el objeto, es inapropiado asumir que el hombre (universalmente) es el objeto. Puesto que la Carta fue escrita para impedir que las mujeres se sometan a falsos profetas “la admonición de aprender con toda sujeción parece implicar un aprendizaje de verdaderos profetas” (Redekop; Padgett). “Así como las esposas (Tito 3:5), los niños (1 Timoteo 3:4), y los esclavos (Tito 2:9) deben estar sujetos en sus casas,... así la comunidad (especialmente las mujeres en nuestro caso), no deben rebelarse a sus ministros.” (Fiorenza, p.289).

“No permito que ninguna mujer enseñe ni que tenga autoridad sobre los hombres. Ella debe permanecer en silencio.” (verso 12)

No hay duda acerca del hecho que el autor de 1 Timoteo ha impuesto una prohibición a las mujeres que les impide enseñar o tener autoridad en su asamblea Cristiana.
Sin embargo, el aspecto principal es: era esta únicamente una prohibición local y temporal o una norma universal impuesta bajo inspiración para los tiempos venideros? Podemos deducir que era solo una prohibición temporal y local en base a las siguientes consideraciones:

  1. Cuando se usa el verbo‘permitir’ (epitrepsein) en el Nuevo Testamento se refiere a un permiso específico en un contexto específico (Mateo 8,21; Marcos 5,13; Juan 19,38; Actos 21,39-40; 26,1; 27,3; 28,16; 1 Corintios 16,7; etc.) Además el uso del tiempo indicativo indica un contexto inmediato. La traducción correcta por lo tanto, es: “Al momento no permito“ (Spencer; Hugenberger); “he decidido que por el momento las mujeres no deben enseñar o tener autoridad sobre los hombres” (Redekop; véase también Payne).
  2. Sabemos de hecho que Pablo permitió a las mujeres hablar proféticamente en la Asamblea (1 Corintios 11,5). Las mujeres actuaban en la Iglesia como Diaconas. Sabemos por lo tanto, que las mujeres hablaban en las Asambleas. 1 Timoteo 2,12 es una excepción, una disposición posterior para contrarrestar una amenaza específica.
  3. El contexto inmediato de la prohibición fue el peligro de las enseñanzas Gnósticas que en ese tiempo afectaban principalmente a las mujeres. Aumentar el propósito para incluir una norma permanente para todo el tiempo va más allá del texto y el “sentido literal” y el ámbito al que se pretendía llegar por parte del autor bíblico.

El sentido general de este verso, es por lo tanto: “Hasta que las mujeres hayan aprendido lo que necesitan saber a fin de tener una comprensión total de la verdadera enseñanza, ellas no pueden enseñar ni tener autoridad sobre los hombres.” Redekop

“Porque Adán fue creado primero, luego Eva. (Verso 13)
Y Adán no fue engañado, sino la mujer fue engañada y se convirtió en transgresora. (Verso 14)
Sin embargo la mujer será salvada por engendrar niños si continua en la fe, amor y santidad, con modestia” (verso 15).

Es claro que estos versos no son cuidadosamente considerados afirmaciones teológicas. Porque hablando estrictamente, no hacen sentido. Si Eva estaba sujeta a Adán porque ella fue creada posteriormente, Adán y Eva estaban sujetos a los animales que fueron creados primero. Entonces, de acuerdo a la historia de la primera creación Adán y Eva fueron creados en forma simultánea: “Dios los creó, hombre y mujer” (Génesis 1,27). También Adán fue igualmente engañado e igualmente culpable según lo dice la historia (Génesis 3,17-19). El dolor al parir y el ser dominadas por sus esposos fue visto como un castigo para Eva (Génesis 3,16), pero la Victoria de la mujer sobre el mal (Génesis3,15) es ignorado por nuestro autor. Son éstos pronunciamientos altamente doctrinarios?

Entonces, por qué el autor bíblico de 1 Timoteo menciona la segunda historia de la creación en el Génesis tan mal para respaldar su opinión? Sin duda “el uso del Génesis para enseñar a las mujeres una lección era común entre los expositores Judíos” (Witherington). Pero los Gnósticos también usaron la historia de la creación. Estos versos pueden muy bien haber sido “una polémica dirigida contra varios conceptos errados relacionados con Adán y Eva” (Hugenberger). “El evangelio lucha en Efesos con las mujeres influenciadas por la Gnóstica que mencionan una reinterpretación feminista de Adán y Eva como un precedente para su propia primacía espiritual y autoridad” (Barron).

La polémica contra los maestros Gnósticos puede revelar el real punto del autor. En Génesis Eva fue engañada por la culebra y transgredió; en Efesos algunas mujeres fueron engañadas por falsos profetas y por esa razón transgredieron. Dado que de acuerdo a 1 Timoteo 2,14 el énfasis está sobre el hecho de que Adán no fue el engañado, revela el contexto en el cual fue escrita la carta, i.e., que las mujeres eran las que estaban causando problemas. Por lo tanto, el Autor de 1 Timoteo se estaba refiriendo a una situación específica.

Es posible que solo fuera el prejuicio patriarcal del autor contra las mujeres antes que un contexto Gnóstico específico el que causó esta exclamación un tanto anti femenina. Por lo tanto, hay aún más razón de no tomar esta interpretación incompleta y mal intencionado de la historia de la creación como una doctrina solemnemente definida.

Estos versos acerca de Adán y Eva son racionalizaciones, esto es, razonamientos ad hoc para cubrir algo enunciado. Solo pueden entenderse dentro del contexto de la audiencia de la carta, y por lo tanto, tenía un ámbito limitado

La tragedia es que estos versos se usaron mucho en la posterior tradición para justificar prejuicios contemporáneos contra las mujeres. Se suponía probar en base de las Escrituras inspiradas que Dios sujetó a las mujeres a los hombres y que las mujeres son más susceptibles de tentación y engaño.

Véase también la interpretación de Génesis y el uso de sus textos y tradiciones rabínicas en el Nuevo Testamente por Cora E. Cypser, ‘El perenne problema del Pecado'.

Traducción: Lola de Varas


This website is maintained by the John Wijngaards Catholic Research Centre.

John Wijngaards Catholic Research

since 11 Jan 2014 . . .

John Wijngaards Catholic Research

Por favor mencionen que este documento ha sido publicado por www.womenpriests.org!