¿MUJERES SACERDOTES? SI!header

Responsive image

ABRIR

SIETE RAZONES

¿RETAR AL PAPA?!

DEBATE

¿POR QUé NO?

Nederlands/Vlaams Deutsch Francais English language Spanish language Portuguese language Catalan Chinese Czech Malayalam Finnish Igbo
Japanese Korean Romanian Malay language Norwegian Swedish Polish Swahili Chichewa Tagalog Urdu
------------------------------------------------------------------------------------
Una carta para el Papa

"I would want to be a priest"

Una carta para el Papa

Bernhard Häring

De The Tablet, 30 de junio de 1990, pp 841 hasta 843.

Reproducido en el Internet con la autorización de la tableta. Dirección: 1 King Claustros calle, caminar Clifton, Londres W6 0QZ Reino Unido. Tel: 44-20-8748 8484 Fax: 44-20-8748 1550; correo electrónico: @ thetablet la tablet.co.uk.

Publicamos a continuación la traducción Inglés una carta que el ex profesor de Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma envió al Papa en noviembre de 1988. Apareció por primera vez el año pasado en el libro de P. Haring, Meine Erfahrung mit der Kirche (Mi experiencia con la Iglesia). P. Häring luego que se sepa a la tableta que espera que al parecer no en Inglés.

Querido Padre en Cristo,

Tenemos muchas razones para amar no sólo a causa de su alto cargo, sino también por su entusiasmo incansable por la justicia y la paz, debido a su cercanía a los necesitados, y por muchas otras razones.

El amor por su persona, gran estima por su oficina y la responsabilidad que todos compartimos para transmitir la fe a la generación de mente crítica de hoy y los que vendrán después de nosotros, sin embargo me obliga a expresar públicamente mis reservas sobre lo que considero como su énfasis en el rigor también interpreta las normas en el campo de la ética sexual.

Naturalmente, como si somos conscientes de nuestro deber de hacer lo que pueda para que los cristianos pueden amar y promover la castidad. Pero es precisamente en este campo: que el dicho se aplica: "El arco se rompe cuando se dibuja muy apretado". Si en este difícil sector que demanda ni un ápice más de lo que pueda ser razonablemente justificado por la revelación o de la razón inspirada por la fe, perdemos credibilidad. Sencillamente, ya no somos escuchados.

Yo estaba destrozada a leer recientemente que entre 6.000 lectores de Weltbild, una revista que es muy leal y dedicado a la papa (Nos. 23 y 24, 4 y 28 de noviembre de 1988) sólo el 12 por ciento de los fieles menores de 50 y 25 sólo por ciento de las personas mayores de 50 años están dispuestos a escuchar las enseñanzas del Papa actual en cuestiones de moral sexual, mientras que en general las mismas personas que están totalmente preparados para la autoridad papal valor muy alto en cuestiones de fe y moral. Hallazgos similares han dado como resultado de las encuestas en otras partes del mundo.

Recientemente he tenido que escuchar a un gran grupo de profesores altamente calificados de la religión, los hombres y mujeres leales a la Iglesia, y me dijo lo difícil que ha sido y sigue siendo para ellos para calmar las olas causadas por su discurso a los teólogos morales, el 12 de noviembre de 1988.

El titular de L'Osservatore Romano del 13 de noviembre de 1988 es algo que uno puede y debe estar de acuerdo con: "No se puede hablar de una búsqueda laboriosa de la verdad, si uno no toma en cuenta lo que el Magisterio enseña." Pero si esta autoridad docente de la Iglesia se convierte en el grito de batalla de los intransigentes que hacen alarde de pie sobre todo cerca del Papa, y si se convierte en un arma contra aquellos que se resisten demasiado estricta interpretación sólo en los puntos de secundaria, entonces uno no hace un buen servicio a la Iglesia , a su misión, o incluso al ministerio petrino.

Tengo ante mí el texto de la conferencia "¿Quién como el Señor nuestro Dios?" Impartida por el profesor Mons. Carlo Caffarra en el congreso de teólogos morales que usted pagó honor especial por recibir y atender a sus participantes. El nivel de la beca es muy por debajo de lo que se necesita. Parece que ponen radicalmente en cuestión todo intento de justificar o analizar las normas morales por razones teleológicas. En la página 7 del texto mecanografiado, encontramos: "Es por eso que una vez que el hombre se ha elevado al nivel ético que él ya no está interesado en detalle o en última instancia, en las posibilidades históricas consecuencias, y los resultados de su acción: él se eleva por encima de dicho cálculo.

Lo primero que hay que tener en cuenta frente a una mala interpretación ingenua y alarmante hecho de la aproximación teleológica es que lo que se trata es de ninguna manera un cálculo de utilidad, pero una cuidadosa ponderación de las consecuencias con respecto a las relaciones sanas y curativas, con lo que se refiere a dar sus frutos en el amor y la paz en un contexto de solidaridad. Declaración Caffarra llega en un contexto en el que usa ideas muy abstractas que están lejos de las afirmaciones de la vida y no probadas sobre la tradición en un esfuerzo por demostrar que la norma establecida por la Humanae Vitae (la prohibición de los métodos artificiales de control de la natalidad) no admite excepción alguna, en todo caso.

A lo largo de prácticamente toda la tradición de las Iglesias orientales y una gran parte de la tradición católica, San Alfonso María de Ligorio enseña que incluso en las cuestiones de la ley natural no hay espacio para la epiqueya (buscando el espíritu de la ley en lugar de la carta) (Theologia moralis l: I: tr.II, c.iv n. 201) Por esto, no significa, naturalmente, las más altas normas de este mandamiento de amar a Dios y al prójimo que está inscrita en nuestros corazones. Sin embargo, él se aplica la posibilidad de que la epiqueya explícitamente el coitus interruptus, que en ese momento era el único no-mágica método de control de la natalidad, y la cooperación de la esposa que sabe que su esposo se va a utilizar este método. Al igual que otros teólogos de la moral de ese tiempo él también enseña que el coitus interruptus en sí mismo contradice el sentido procreativo del acto conyugal y por lo tanto debe ser rechazada. Sin embargo, se menciona explícitamente los casos en que las parejas tienen una buena razón para querer el acto conyugal no llevar a la concepción. Él también vio un alto valor de la abstención, pero sin embargo dejó abierta la posibilidad de que la epiqueya por una causa justa (A lo largo de prácticamente toda la tradición de las Iglesias orientales y una gran parte de la tradición católica, San Alfonso María de Ligorio enseña que incluso en las cuestiones de la ley natural no hay espacio para la epiqueya (buscando el espíritu de la ley en lugar de la carta) (Theologia moralis l: I: tr.II, c.iv n. 201) Por esto, no significa, naturalmente, las más altas normas de este mandamiento de amar a Dios y al prójimo que está inscrita en nuestros corazones. Sin embargo, él se aplica la posibilidad de que la epiqueya explícitamente el coitus interruptus, que en ese momento era el único no-mágica método de control de la natalidad, y la cooperación de la esposa que sabe que su esposo se va a utilizar este método. Al igual que otros teólogos de la moral de ese tiempo él también enseña que el coitus interruptus en sí mismo contradice el sentido procreativo del acto conyugal y por lo tanto debe ser rechazada. Sin embargo, se menciona explícitamente los casos en que las parejas tienen una buena razón para querer el acto conyugal no llevar a la concepción. Él también vio un alto valor de la abstención, pero sin embargo dejó abierta la posibilidad de que la epiqueya por una causa justa (Iusta ex causa).).

En su conferencia en el congreso de teólogos de la moral, al igual que en anteriores declaraciones, Carlo Caffarra no distingue si en una situación real de la procreación, sería deseable, o si sería una irresponsabilidad. Como ejemplo tomemos el tipo de caso que han sido repetidamente ante: porque la mujer ya ha dado a luz a niños con defectos genéticos, ella sufre de una psicosis embarazo. Ginecólogos y psiquiatras están convencidos de que la mujer puede volver a ser capaz de vivir una vida de casados, y puede ser restaurado a su familia para ayudar a criar a sus hijos discapacitados por medio de una combinación de la esterilización y la psicoterapia que puede ser liberado de su temor psicótico. El teólogo moral estricta, dice "No", en razón de que los órganos reproductivos de la mujer no están enfermos. En otros casos que no ocurren con poca frecuencia, la insistencia rigurosa sobre las normas de la Iglesia lleva un matrimonio al borde del colapso: en el caso real de "planificación familiar natural" no es aplicable, el marido es separado de su esposa a través de su obediencia a la Iglesia y también de la Iglesia en la ira en su rigorismo.

En estos casos son todos los métodos artificiales de control de la natalidad demostrado ser absolutamente inmoral cuando lo que en última instancia en cuestión es el mantenimiento de la donación mutua del matrimonio y el vínculo de la lealtad?

De acuerdo con Caffarra, sea cual sea la situación puede ser, lo que está en juego es nada menos que "un ataque contra la santidad de Dios" y la soberbia de querer ser como Dios, y así sucesivamente. ¿Cómo se puede argumentar tan simplista? Esa no es la imagen de Dios que Jesús hace tangible y visible para nosotros.

En su discurso papal a los participantes en el congreso que se presentan a usted por Monseñor Caffarra, encontramos: "Esta norma moral no permite excepción alguna: no hay circunstancia personal o social ha sido, es o será capaz de hacer un acto de razón, ordenó. "Por lo que a mí respecta no cabe duda de que hay prohibiciones morales que no admiten excepción alguna. Por ejemplo, la tortura nunca jamás puede ser moralmente justificado, especialmente cuando se utiliza para extorsionar a las declaraciones y confesiones. Pío XII dijo que con gran pesar de una tradición de la iglesia muy temprano y sin gloria las declaraciones doctrinales de los papas que lo sustentaba. Del mismo modo que a primera vista parece obvio que la violación y actos similares siempre van en contra de la ley moral.

Pero, ¿esto también se aplican a la norma de que cada acto conyugal debe estar abierto a la generación? Para decirlo de otra manera, son los medios artificiales de control de la concepción que merece ser condenado en todas las circunstancias? La mayoría de los teólogos morales lado con Santo Tomás de Aquino en la enseñanza de que cuanto más complejo y más remotas del principio supremo del amor de una norma moral que es, menor es su grado de certeza y menos excluye la aplicación de la epiqueya.

En la tradición agustiniana de la norma de la apertura real de la relación sexual a la procreación era una norma absoluta, y esto fue hecho a causa de su pesimismo con respecto a la sexualidad. Para él y sus seguidores del acto sexual como algo degradante contado y vergonzoso y por lo tanto es necesario que se excusó y se morales (excusatio, cohonestatio) por la intención directa de la procreación. Pero hoy ya no se puede apelar a esta tradición. Por el contrario, debe hacernos cuidado con lo que decimos.

¿Cómo se puede esperar que la gente con mente crítica de hoy y hasta cristianos devotos a aceptar la afirmación de que en la interpretación de las normas establecidas por la Humanae Vitae todas las excepciones (todas epiqueya) debe ser absolutamente excluidos, a continuación, presentar la declaración: "En realidad lo que está en tela de juicio por el rechazo de esta enseñanza es la idea misma de la santidad de Dios "(discurso del 12 de noviembre de 1988)?

Además, se agitan a tener que enfrentar la cuestión de si realmente se puede decir de la norma de la Humanae Vitae, cuando interpretarse de manera estricta que "ha sido inscrita por la mano creadora de Dios y ha sido confirmado por él en la revelación". ¿Dónde puede una confirmación de encontrar? Si es que consideramos la cantidad de buenos cristianos e inteligente dentro y fuera de la Iglesia Católica simplemente no pueden unirse en la deducción de una interpretación rigurosa y cómo encontrar escandaloso, en realidad ofensiva, el pensamiento de los modelos, métodos de argumentación e imputaciones de culpabilidad propuesto por Carlo Caffarra y otros, entonces no se debe enseñar en la indiferenciada y simplista de una manera: "Para llamar en tela de juicio es lo que equivale a negarse a sí mismo a Dios la obediencia de nuestra inteligencia" (la misma dirección papal del 12 de noviembre de 1988).

Preguntas inmenso sobre la historia del ejercicio de la función de enseñanza de los Papas son arrojados por la estenosis siguientes sanciones contra cualquier análisis de este tipo de declaraciones: "Debido a la oficina de la doctrina de la Iglesia ha sido instituido para iluminar la conciencia, cualquier apelación a la conciencia con el fin de impugnar la verdad de lo que ha sido enseñado por el magisterio implica el rechazo de la concepción católica, tanto del magisterio y de la conciencia moral "(de la misma dirección).

La persona de mente crítica y precisamente el cristiano devoto que es muy dedicado y leal a la Iglesia y al Sucesor de Pedro necesita someter una declaración para el análisis histórico y el cuestionamiento, tal vez tratando de hacer esta pregunta: "¿Alguien que ha sometido al análisis y la pregunta, apelando a la conciencia, la enseñanza de Bonifacio VIII, y varios de sus sucesores de los plenos poderes del Papa sobre todos los ámbitos y esferas seculares lo rechazó por lo menos implícitamente el concepto católico, tanto del magisterio y de conciencia? "

Si sólo hay una tendencia teológica es aceptada en el Vaticano, y de hecho con tanta severidad como en el caso del congreso de los teólogos morales, organizado por Carlo Caffarra, a continuación, para todos nosotros innumerables preguntas y muy dolorosa se plantean.

Por otro lado, más colegiada del ministerio petrino es capaz de fomentar la diversidad de culturas y tradiciones y la búsqueda de las culturas teológicas diferentes, mayor será la confianza que infunde el ministerio petrino en todos nosotros. Pero si el Papa es directamente arrastrado a interpretaciones intransigentes y las formas más impactantes de la argumentación, entonces todos estamos inmerso en una crisis y se ven obligados por nuestra lealtad a la Iglesia para expresar nuestra angustia y la agonía.

La naturaleza impactante de la crisis actual se demuestra sobre todo en el campo de la enseñanza de los Papas sobre la moral sexual, donde la gente reacciona más sensiblemente. Pero en mi opinión, mucho más grave es el peligro de que, como consecuencia de la intensificación actual de polarización, si el propio Papa centra su actividad en su propia persona, entonces el Magisterio de la papa y los obispos en última instancia, ya no puede desarrollar su completo potencial incluso en cuestiones muy central de nuestra fe. Y sin embargo, la pobreza de la generación actual de la fe es ya tan grande!

Querido Padre en Cristo,

Yo soy un hombre viejo que ya tiene más de un pie en la tumba. Yo amo a mi Iglesia con pasión y también me encanta el sucesor de Pedro. Y a mis ojos, hay muchas razones que lo hacen digno de amor. Con el fin de poder a la espera de la misericordia de Dios con la confianza en la hora de la muerte, tengo toda mi vida ha preocupado de seguir una teología moral compasivo y misericordioso y la práctica pastoral. Las parejas casadas en sus tribulaciones, debe ser consciente de que el bálsamo del amor compasivo. En miles de cartas y en la audiencia de miles de confesiones que he aprendido en la medida en que los buenos cristianos están gravemente herido por el rigorismo en materia sexual.

Formulaciones fuertes como los favorecidos por Carlo Caffarra y sus aliados lastimar a la gente y volver a abrir viejas heridas. Ellos hacen que el ministerio de sanidad y de ahorro de amor más difícil para todos nosotros. Si, por ejemplo, escuchamos Carlo Caffarra decir triunfalmente que en el punto de vista ético no tiene que preocuparse de ninguna manera con las consecuencias previsibles, entonces sólo podemos llorar y orar cuando se nos pide lo que tenemos que decir a eso.

Estas y otras consideraciones me han obligado a derramar mi corazón a ti. Si usted siente que está herido por lo que he dicho, os pido perdón.

"El Papa de la oficina de la enseñanza", una frase ahora tan de uso frecuente, no debe convertirse en un grito de batalla de húsares intransigente de la Iglesia, y como resultado se convierten para muchos otros un mito incomprensible.

Por lo tanto yo permanezco en el amor del Sagrado Corazón de Jesús, tu siervo obediente.

Gars am Inn, de 01 de diciembre 1988

Bernhard Häring

Volver a la obligación de hablar?

Traducción: Kathleen Macpherson


This website is maintained by the Wijngaards Institute for Catholic Research.

John Wijngaards Catholic Research

since 11 Jan 2014 . . .

John Wijngaards Catholic Research

Por favor, este documento de crédito
según lo publicado por www.womenpriests.org!