¿MUJERES SACERDOTES? SI!header

Responsive image

ABRIR

SIETE RAZONES

¿RETAR AL PAPA?!

DEBATE

¿POR QUé NO?

Nederlands/Vlaams Deutsch Francais English language Spanish language Portuguese language Catalan Chinese Czech Malayalam Finnish Igbo
Japanese Korean Romanian Malay language Norwegian Swedish Polish Swahili Chichewa Tagalog Urdu
------------------------------------------------------------------------------------
¿Pueden las mujeres representar a Cristo en la Eucaristía?

¿Pueden las mujeres representar a Cristo en la Eucaristía?

Image of Christ

Women too bear Christ's image Women reflect Christ's feminine traits Women too can act as another Christ Women too represent Christ's love Women are equal 'in Christ'

por John Wijngaards

El Vaticano establece que las mujeres no pueden ser ordenadas sacerdotes porque éstos actúan "en la persona de Cristo". Dice que Jesús, quien fue varón, sólo puede ser adecuadamente representado por un sacerdote varón. Lea el argumento completo en Inter Insigniores, § 24-28.

Dicho razonamiento es incorrecto por las siguientes razones:

  1. El argumento presentado por Santo Tomás de Aquino y sus seguidores está seriamente errado y no puede ser aceptado como válido hoy día. Una mujer puede también actuar en la persona de Cristo1, debido a que los hombres y las mujeres son iguales en Cristo.
  2. Para tanto la Escritura como la Tradición, ser la "imagen de Cristo" no se refiere a semejarse a la masculinidad de Jesús, sino a su persona como Hijo de Dios. Las mujeres también representan la imagen de Cristo, por ser hijas adoptivas de Dios.
  3. Jesucristo poseía tanto atributos femeninos como masculinos. Una mujer puede representar mejor el lado femenino de Cristo y el simbolismo de su misión como "dador de vida."
  4. En el bautismo y en el matrimonio, la mujer representa también a Cristo. Como ministras de dichos sacramentos, las mujeres ya actúan como "otros Cristos".
  5. La esencia del sacerdocio de Jesús exige la "significación"2 de su amor, no su género masculino. La mujer, tanto como el hombre, puede representar el amor de Cristo, que es la esencia de su sacerdocio.

Nota: Las razones presentadas aquí no están precisamente en orden de importancia.

Debemos notar que el argumento "icónico" que utiliza el Vaticano no es "tradicional". El mismo no aparece hasta entrada la Edad Media.

"Sobre el argumento de la necesidad de que sea un sacerdote varón quien represente a Cristo, debemos notar que el Nuevo Testamento no aparenta tener ningún interés teológico en la masculinidad de Cristo. He encontrado sólo tres textos en donde la palabra anir3 es usada para Cristo (Lucas 24:19; Juan 1:30; Hechos 2:22), y ninguno de ellos expone la "masculinidad" de Cristo. Es interesante notar que en Romanos 5, donde Jesús es presentado como "un hombre" por cuya obediencia, la desobediencia del "hombre" Adán, fue deshecha, la palabra utilizada en ambos casos es anthropos, no anir. La cuestión no es, obviamente, cuestionar la masculinidad de Jesús ni sugerir que dicho atributo suyo no afecta o influye nuestra relación con Él, pero el hecho de enfatizar teológicamente en la masculinidad de Cristo es un concepto ajeno al Nuevo Testamento."

Joseph A. Komonchak, "Theological Questions on the Ordination of Women", en Women and the Catholic Priesthood, págs. 241-259; aquí se cita la pág. 250.

"El argumento basado en la necesidad de la representación masculina de Cristo no tiene precedentes en la Tradición. De hecho, no manifiesta ninguno de los fundamentos tradicionales por los cuales el presbiterado o episcopado ha sido denegado a las mujeres. Aceptar dicho argumento y su consecuente práctica, por tanto, no es mantener la tradición, sino alterarla, alterando su significado. Esto confiere un nuevo sentido a la negativa, por largo tiempo, de la Iglesia a ordenar mujeres. Esto no es, principalmente, por la idea de que el presbítero u obispo reflejan de alguna manera especial la "imagen" de Cristo, que es algo que llega tardíamente al escenario de la historia cristiana. Lo realmente novel de esta idea, es el hecho de considerarse la masculinidad de Jesús como uno de los elementos indispensables que debe reflejar el sacerdote. Esta novedad, además, no cae en la categoría de productos menores laterales de meditación piadosa. La misma toca, en última instancia, asuntos relacionados con la Cristología y con el plan salvador4; por tal razón, demanda el más cauteloso y escéptico escrutinio."

"... Por tanto (luego de haber estudiado las fuentes) podemos resumir, firmemente, que la masculinidad de Jesús no es de interés cristológico en la tradición patrística. Además, es posible detectar, en el desarrollo de las ideas patrísticas al respecto, una lógica que sugiere el por qué nunca se les ocurrió a los Padres de la Iglesia dar más importancia al sexo de Cristo que la que le dieron a su raza. Lo que los Padres aprendieron a entender por "encarnación" fue la semejanza a la Palabra de Dios en su humanidad, para todos aquellos incluidos en su plan de redención. Esta semejanza, expresada en el término anthropos, que les explica la lógica del Verbo hecho carne. "Por hacerse humano es que nosotros seremos divinos", dijo uno de los Padres (Athanasius, De Incarnatione § 54). Y presumiblemente, ese "nosotros" (y por ende, esa humanidad) incluye a las mujeres. Hacer de la masculinidad de Cristo un principio cristológico es calificar o denegar la universalidad de su redención."

"... A la luz de estas consideraciones, debe decirse que de una estricta perspectiva cristológica, así como teológica, la masculinidad de Jesús no es, para la tradición clásica, un factor constituyente en el significado de "Dios-con-nosotros5." Ni es lo que implica la expresión "nosotros", ni es lo que implica la expresión "Dios". Así que estamos más o menos en las mismas condiciones que en la sección anterior. La masculinidad no es constitutiva de Jesús como el Cristo. Por el contrario, la cristología lo conceptualiza como representante del ser humano – una categoría que, presumiblemente, incluye a las mujeres humanas. Surge entonces la pregunta: ¿Por qué entonces la masculinidad es una condición significativa por la cual una persona pueda "representar" a Cristo en el ministerio de la Palabra y el Sacramento?"

R.A.Norris, ‘The Ordination of Women and the Maleness of the Christ’, en Feminine in the Church, ed. por Monica Furlong, SPCK, London 1984, págs. 71-85; aquí, págs. 73, 78, 80.

Notas al calce de la traductora:

  1. De la frase latina "In persona Christi".
  2. O manifestación.
  3. Anir (ανήρ ο) es hombre; anthropos (άνθρωπος ο) es hombre humano.
  4. Esta frase proviene del latín historia salvationis; literalmente significa "historia de la salvación." En inglés se conoce como economy of salvation. También se le conoce como "plan de salvación".
  5. Uno de los nombres de Cristo es precisamente Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros."

Traducción: Ivelisse Colón-Nevárez

¡Gradualmente traduciremos al español todos nuestros documentos!
¡Por favor, ayúdenos! Necesitamos a más voluntarios.


This website is maintained by the Wijngaards Institute for Catholic Research.

John Wijngaards Catholic Research

since 11 Jan 2014 . . .

John Wijngaards Catholic Research

Sírvase mencionar este documento como publicado por www.womenpriests.org!