¿MUJERES SACERDOTES? SI!header

Responsive image

ABRIR

SIETE RAZONES

¿RETAR AL PAPA?!

DEBATE

¿POR QUé NO?

Nederlands/Vlaams Deutsch Francais English language Spanish language Portuguese language Catalan Chinese Czech Malayalam Finnish Igbo
Japanese Korean Romanian Malay language Norwegian Swedish Polish Swahili Chichewa Tagalog Urdu
------------------------------------------------------------------------------------
La Ley Canónica y las ‘Mujeres Sacerdotes’

La Ley Canónica y las ‘Mujeres Sacerdotes’

La Ley Canónica tenía prejuicios en sus raíces

La Congregación para Comentario de las Doctrinas en Inter Insigniores admite esto en relación con el Decretum Gratiani, que fue el inicio y la fuente principal de la Ley oficial de la Iglesia, el Codex Iuris Canonici desde 1234 AD hasta 1916 AD:

“ ‘Quia mulier est in statu subiectionis.’ Una formula similar se encuentra con anterioridad en el Decretum of Gratian (en Caus. 34; q. 5, c. 11), pero Gratian, que transcribía los Carolingian Capitularies y los Decretos falsos estaban mas bien tratando de justificar con prescripciones del Viejo Testamento la prohibición ya formulada por la Antigua Iglesia ( Concilio de Laodicea, can. 44; St Gelasius, Epist. 14, ad universos episcopos per Lucaniam, Brutios et Siciliam constitutos, 11 Marzo 494, no. 26) –de mujeres que entran al santuario y sirven en el altar.” Comentario, § 29.

La Congregación para la Doctrina dice que la exclusión de las mujeres de la ordenación en la Ley Canónica tiene una razón teológica adecuada:

“ Desde el momento que la enseñanza de los sacramentos es presentada sistemáticamente en las escuelas de teología y ley canónica los escritores legales empiezan a tratar ex professo sobre la naturaleza y valor de la tradición que la ordenación se reserva a los hombres, los canónicos basan su caso en el principio formulado por el Papa Inocencio III en una carta del 11 de Diciembre de 120 a los obispos de Palencia y Burgos, una carta que se incluyó en la colección de Decretos: ‘Pese a que la Bendita Virgen María era de mayor dignidad y excelencia que todos los apóstoles fue a ellos y no a ella que el Señor entregó las llaves del reino de los cielos.’(Decretal. Lib. V. tit. 38, De paenit., can. 10). Este texto se convirtió en un locus communis para los glossatores ( e.g., Glossa in Decretal. Lib. 1, tit. 33, c. 12 Dilecta, Vo Iurisdictioni.” Comentario, § 34.

Respuesta

La verdad, sin embargo es esta: el Decretum Gratiani y el resto de la Ley Canónica a través de los siglos ha tenido mucho que ver en los antiguos prejuicios contra las mujeres.

  1. La Ley Canónica aceptó la presumida inferioridad de las mujeres como un hecho probado.
  2. La Ley Canónica estuvo de acuerdo con el estado de castigo en que se suponía que estaban las mujeres.
  3. Muchas leyes en el Código de Leyes de la Iglesia se basaron en la presunción de la falta de limpieza ritual de las mujeres
  4. La carta del Papa Inocente III, 1210 AD, sobre las abadesas fue solo una ‘razón teológica’ con la cual se cubrían los prejuicios los escritores posteriores .

1. La Ley Canónica aceptó la presumida inferioridad de las mujeres como un hecho probado.

Se puede ver la presumida inferioridad de las mujeres en todos estos pasajes de Decretum Gratiani. Recuerde que la Ley oficial de la Iglesia, el Codex Iuris Canonici se basaba en esta desde 1234 AD hasta 1916 AD!

La situación legal de las mujeres bajo el Corpus Iuris Canonici (1234 - 1916 AD) que dependía del Decretum Gratiani ha sido resumido como sigue:

L'Abbé André, Droit Canon, Paris 1859, vol. 2, col. 75.

El Codex Iuris Canonici, promulgado en 1916, todavía contenía los siguientes cánones basado en la inferioridad presumida de una mujer:

2. La Ley Canónica estaba de acuerdo con la condición de castigo por el pecado en el que se supone estaban las mujeres.

El Decretum Gratiani asumió el juicio por Ambrosiaster que atribuía el estado de sujeción de una mujer a su papel en el pecado.

“ Ambrosius (=Ambrosiaster) dice: ‘Las mujeres se deben cubrir la cabeza porque no son la imagen de Dios. Deben hacerlo como un signo de su sujeción a la autoridad y porque el pecado llegó al mundo a través de ellas. Deben cubrirse las cabezas en la iglesia a fin de hacerle honores al obispo. De la misma manera, no tienen autoridad para hablar porque el obispo es la personificación de Cristo. Por lo tanto, deben actuar delante del obispo como delante de Cristo, el juez, puesto que el obispo es el representante del Señor. Debido al pecado original deben mostrarse sumisas.Decretum Gratiani Causa 33, qu. 5, ch. 19.

En un clásico de razonamiento teológico controversial, el Decretum Gratiani aun dice que en el Nuevo Testamento (que es un estado de gracia más perfecta) a las mujeres se les permite menos que en el Viejo Testamento, debido a que ahora ellas llevan la responsabilidad por su participación en el pecado original! Este razonamiento está directamente enlazado con la prohibición contra la ordenación de las mujeres! Para entender el siguiente pasaje, uno debe distinguir preguntas (hechas por un presunto extraño) y las respuestas de Gratian mismo.

[Pregunta] “Puede una mujer hacer una acusación contra un sacerdote?”
[ Respuesta] “Parece que no debido a que el Papa Fabián dice que no se puede poner quejas ni testimonios contra los sacerdotes del señor por aquellos que no tienen y no pueden tener el mismo nivel que ellos. Las mujeres no pueden sin embargo ser promovidas al sacerdocio o aun al diaconado y por esta razón no pueden presentar una queja o dar testimonio contra un sacerdote en la corte. Esto se muestra tanto en los cánones sagrados (=Regulaciones Eclesiásticas) y las leyes (=Ley Romana & civil).”
[ Pregunta] “Pero entonces parecería que el que puede ser juez no puede ser impedido de ser un demandante y las mujeres ser jueces en el Viejo Testamento como se muestra claramente en el libro de los Jueces. Por lo tanto, no pueden ser excluidos del papel de demandantes quienes a menudo han cumplido la función de juez y que no estén impedidos por cualquier palabra de la Escritura para actuar como demandante. . . .”
[Respuesta] “No, en el Viejo Testamento se permitía mucho que en la actualidad [i. e., en el Nuevo Testamento] está abolido a través de la perfección de la gracia. Por lo tanto, si [en el Antiguo Testamento] a las mujeres se les permitía juzgar a la gente, hoy debido al pecado que la mujer trajo al mundo, los Apóstoles advierten a las mujeres ser cuidadosas para practicar una discreción modesta, estar sujeta a los hombres y ponerse velo como señal se subyugaciónDecretum Gratiani Causa 2, pregunta 7, princ.

3. Muchas leyes en el Código de Leyes de la Iglesia se basaron en la presunción de la falta de limpieza ritual de las mujeres.

La presumida‘falta de limpieza ritual’ de las mujeres ingresó en la Ley Canónica especialmente a través del Decretum Gratiani (1140 AD), que se hizo Ley Oficial de la Iglesia en el 1234 AD, una parte vital del Corpus Iuris Canonici que estuvo en vigencia hasta 1916.

Las prohibiciones rituales contra las mujeres bajo el Corpus Iuris Canonici (1234 - 1916 AD) pueden verse en los siguientes ejemplos:

La ridícula prohibición a las mujeres de ‘cantar en la iglesia’ fue reiterada mas de una vez por la Sagrada Congregación para Liturgia. Las niñas o las mujeres no podían ser miembros de ningún coro de iglesia (decreto 17 Sept. 1897) “Las mujeres no deben ser parte de un coro; ellas pertenecen a los rangos del laicismo. Están totalmente prohibido los coros separados de mujeres excepto por rezones serias y con permiso del obispo” (decreto 22 Nov. 1907). “Está totalmente prohibido cualquier coro mixto de hombres y mujeres aún si están ubicados lejos del santuario” (decreto 18 Dec. 1908).

El Codex Iuris Canonici, promulgado en 1917, contenía los siguientes cánones basados en la presunción de falta de limpieza ritual:

4. La carta del Papa Inocente III, 1210 AD, sobre las abadesas fue solo una ‘razón teológica’ con la cual cubrían los prejuicios los escritores posteriores.

La carta del Papa Inocencio dice como sigue:

“Recientemente han llegado noticias a nuestros oídos que nos han causado no poca sorpresa, esto es que las abadesas que residen en las diócesis de Burgos y Palencia (en España), bendicen sus propias monjas, oyen sus confesiones sobre crímenes y leen los Evangelios y dan sermones públicos. Puesto que esto es increíble y absurdo y no es tolerado por nosotros, envío a su discreción mediante estos escritos apostólicos, la orden de suprimir esto con autoridad apostólica a fin de que no suceda nuevamente. Porque pese a que la más bendita Virgen María era mucho más valiosa y excelente que todos los Apóstoles, el Señor no le entregó a ella sino a los Apóstoles las llaves del reino del cielo. Innocent III.

El argumento en la carta, utilizado de la de Epifanio , fue de hecho usado por posteriores ‘Glossatores’ como una razón teológica para justificar la prohibición de mujeres sacerdotes. Las razones subyacentes, sin embargo eran los prejuicios normales del tiempo. Pueden ser claramente encontrado en los escritos de los teólogos que eran instrumentales en preparar la Ley Canónica.

El argumento mismo es muy débil debido precisamente a que en la conciencia de la Iglesia, María ha sido vista siempre como representando una verdadera ‘función sacerdotal’ en su persona y en su trabajo. Esta comprensión revelaba una verdadera y ‘latente’ Tradición de la Iglesia, implicando que el género no es un elemento determinante en los requisitos para el sacerdocio sacramental de Jesús.

Conclusión: Desde sus inicios con el Decretum Gratiani, la Ley Canónica ha sido formulada en la base de prejuicios contra mujeres, a menudo disfrazada detrás de razones ‘teológicas’ o ‘de las escrituras’ . Esta es la razón verdadera pero escondida que es la base de la actual prohibición Legal contra la ordenación de mujeres.

John Wijngaards

Traducción: Lola de Varas

Lea también:


This website is maintained by the Wijngaards Institute for Catholic Research.

John Wijngaards Catholic Research

since 11 Jan 2014 . . .

John Wijngaards Catholic Research

Sírvase mencionar este documento como publicado por www.womenpriests.org!